Usualmente presentamos exitosamente los beneficios y atributos relevantes de un destino; pero cuando el cliente tiene dudas respecto al destino…

Las objeciones son una parte esencial en cualquier proceso de ventas, generalmente ocurren cuando existen inquietudes en relación al destino que se representa. Más allá de agudizar la capacidad profesional para ofrecer alternativas a las objeciones en cuestión, debemos ser receptivos y respetuosos ante las mismas y sinceros al momento de satisfacer la preocupación planteada por el cliente.

La verdadera destreza de vender un destino, el hacer que el cliente cambie de un “no” a un “sí”, está relacionada con la credibilidad y eficiencia de los servicios que ofrece el destino.

por María Soledad Urtubey, directora editorial*
* Directora General de Sol del Norte Eventos y Servicios (OPC).
Socia fundadora y vicepresidenta del Salta Convention & Visitors Bureau.
Prosecretaria de la Cámara de Turismo de la Provincia de Salta.
Vocal primera de AOCA, (Asociación Argentina de Organizadores y Proveedores de Exposiciones y Congresos).
Miembro de ICCA (International Congress and Convention Association).